McDonald’s, comida basura y globalización

McDonald’s es, en cierto modo, uno de los estandartes de eso que hoy en día llamamos globalización. Una gran multinacional, de capital estadounidense, portadora en todo el mundo del American Way of Life. McDonald’s es una inmejorable muestra de todo aquello que la fase actual del capitalismo supone para tod@s aquell@s que no se benefician directamente de ella (y ciertamente quienes comen en los restaurantes de “comida rápida” no pertenecen a ese grupo de privilegiados), y que se pueden resumir en la creciente pérdida del control de las personas y los pueblos sobre sus vidas, que se subordina de forma cada vez más acusada al beneficio privado.

Quienes, desde perspectivas y procedencias diversas, nos oponemos al “orden” capitalista, debemos considerar como un aspecto fundamental de nuestra práctica social y política el relacionar todas las manifestaciones de esta subordinación de la vida al beneficio privado (y que pueden ir desde la precariedad laboral hasta los alimentos intoxicados) y ponerlas en relación con su causa última (un sistema económico que tiene como fin precisamente la consecución de dicho beneficio), acercando estas reflexiones a la ciudadanía, especialmente a las clases populares (las vidas de cuyos miembros son sin duda las más subordinadas). He aquí una labor central tanto teórica como práctica. Y siendo las multinacionales eje de múltiples manifestaciones de la opresión, está lleno de sentido plantear batallas en su contra, haciéndose eco de y apoyando a los movimientos de base que en otras partes del mundo hacen lo mismo. Se trata de desvelar cómo el “orden” capitalista (orden para unos pocos) se construye precisamente sobre el sufrimiento de la mayoría.

Se analizan a continuación algunos aspectos de la alimentación en el sistema capitalista, especialmente por lo que respecta a la llamada “McDonalización del planeta”. Se comentan también algunas cuestiones acerca del funcionamiento de la compañía. Obviamente, no se trata de hacer un análisis riguroso o sistemático, sino sólo de ofrecer algunos argumentos (y datos que los avalen) contra McDonald’s en particular y contra el capitalismo en general.

Continue reading