El futuro de El Cristo

La ciudad crece y se transforma en condiciones que le vienen impuestas por la historia. La de Oviedo registra, ya desde mediados del siglo XX, una neta separación en dos áreas de crecimiento: el suroeste, reservado a los estratos más pudientes, y el noreste, al que se ven relegadas las clases con menos ingresos. La enorme diferencia en contenido social de zonas como Monte Cerrao y La Corredoria es una muestra de dicha división. En la revalorización del suroeste urbano también se han encuadrado operaciones de gran envergadura como la del Palacio de Calatrava, cuya dudosa solvencia hoy comienza a reconocerse, y que ha puesto en manos privadas uno de los mejores espacios con los que contaba la ciudadanía.

Continue reading